miércoles, 1 de julio de 2015

Nos fuimos pa' Madrid!

Aquí estoy otra vez, y con ello quería aprovechar la ocasión para dar la bienvenida al verano y a mi querido mes de Julio, mes en el que, oficialmente empiezan las vacaciones de verano, estar más tiempo en la calle que en casa, tiempo de refrescarse en la playa, piscina, en el río… de helados, trasnochar, disfrutar de una cervecita fresca en la terraza de un bar… que buenos momentos nos ha dado siempre este mes y espero que siga siendo así…

Después de estar desaparecida durante unas semanas vuelvo a la carga con muchas cositas que contaros., y es que sin ir más lejos, este fin de semana hicimos viaje exprés a Villalbilla (Madrid), para poder asistir a una boda preciosísima en el Mirador de Alcalá.
El viaje lo hicimos en coche, así que una vez llegamos de trabajar, con las maletas ya preparadas, bocadillos y tentempiés listos, emprendimos nuestro viaje, y es que entre paradas, descansos y meriendas-cena llegamos al sitio a las 12 de la noche.

Era el primer viaje largo (en tiempo y no en distancia) de Z, por lo que podéis imaginaros lo nerviosa y angustiada que estuve toda la semana, no por mí, sino porque él no se agobiara tantas horas metido en el coche. Le preparé una mochila con sus juguetes favoritos, un DVD portátil con dibujos y películas que le gustan, bebida para refrescarse por el camino y picar a algo. Las primeras 3 horas de camino la verdad es que las pasó durmiendo, no se enteró de nada (por suerte para mí), el segundo tramo estuvo bastante entretenido con el DVD y sus juguetes por lo que finalmente el viaje fue todo un éxito.



Como ya he comentado anteriormente la boda se celebró en el Mirador de Alcalá, allí también disponen de habitaciones para hospedarse por lo que fue todo un lujo poder residir en el lugar donde se iba a celebrar todo. Pudimos ver como poco a poco aquel sitio fue cobrando forma hasta convertirse en un lugar de ensueño y poder pasar allí uno de los días más importantes de tu vida.

Fue una boda preciosa, muy emotiva, donde se cuidó cada detalle... los novios nos demostraron que si se quiere se puede, el amor mueve montañas y en nuestro caso lo que movió fue al centenar de personas que acudimos, de cada rincón del país para poder compartir ese día junto a ellos.



Y cuando digo que se cuidaron muy mucho en los detalles no puedo más que enseñaros la preciosa tarta y preciosa mesa de dulces que preparó nuestra querida Lau de Sweet Apple, cupcakes y tartas Alcaláde Henares.



Fue un día precioso y una oportunidad muy bonita para rejuntar a la familia de nuevo, puesto que no todos vivimos cerca, pero a pesar de ello y gracias a las redes sociales.. podemos estar en contacto casi cada día sin perder el hilo de nada en absoluto. Pocas familias hay tan unidas como la de mi familia política y me enorgullece formar parte de ella, pues si una cosa he aprendido de ellos es que a pesar de lo muy diferentes que son entre todos se quieren enormemente y no permiten que nada se interponga entre ellos, ni política, ni religión, ni nacionalidades... el respeto siempre prevalece entre ellos y siempre es una alegría el poder estar todos juntos de nuevo.









Creo que las fotos hablan por sí solas, aunque vivir-lo fue mucho más… incluso de manera inesperada salieron momentos tan mágicos como estos, solo tenemos que saber estar en el momento y el lugar acertado para simplemente contemplar el espectáculo… 



Con ello me despido hasta la próxima, será pronto, os lo prometo ;) Espero que os haya gustado el post y si queréis dejar algún comentario, gustosa estaré de leeros. 
Un besazo enorme y a disfrutar del veranito!!

1 comentario:

  1. Me encantan todos tus post, yo he creado un blog hace poquito, te invito a que lo sigas cristinaalbertblog.blogspot.com

    ResponderEliminar